Ver post

Del Swinger al Cuckold

Nuestra primera inmersión en el mundo swinger llegó con una visita imprevista a Casa Swinger. La manera en que Miau Miau vestía aquella noche le hizo ganar muchos adeptos. Sin embargo, tuvimos que retornar a casa sin conseguir saciar nuestros deseos porque ninguno de los dos hombres que se la llevaron a la cama pudo penetrarla. Le llaman ‘Pánico Escénico’.

Poco tiempo después nos hicimos miembros de SDC y comenzamos a buscar citas. Después de un tiempo conocimos, a través del sitio, a una pareja bastante conocida en el círculo swinger, quedamos para vernos y los citamos en el Motel V Boutique.

Fue un viernes por la tarde. Nosotros llegamos casi 45 minutos antes que ellos y los esperamos en el bar, con los nervios al máximo y una excitación insoportable. Llegaron ellos y no había habitaciones disponibles, así que esperamos aproximadamente una hora y media para que alguna se desocupara.

Nuestros padrinos swinger son sumamente atractivos. Ella una mujer de un cuerpo bello y sonrisa coqueta de aquellas que te desarman, y él un hombre guapo y muy desenvuelto. Nos cayeron muy bien desde el inicio y sentimos una gran química con ambos, sin embargo, cuando pasamos a la habitación yo estaba mucho más interesado en verlos devorar a Miau Miau que en participar activamente. Es algo que yo ya sabía desde antes, pero necesitaba comprobarlo.

A pesar de que la chica de la pareja me parece sumamente atractiva, me sentía algo impaciente ante la idea de ver a mi esposa coger con él. Todo fue muy rico —espero que para todos— y la verdad nos divertimos bastante. Cuando ellos se fueron, mi esposa y yo nos quedamos en la habitación platicando sobre lo que habíamos acabado de experimentar.

Después de aquel encuentro comenzamos a organizar Gang Bangs.

Muchas parejas comienzan siendo swingers o probando ser swingers para afinar un poco más sus deseos y darse cuenta que en realidad son matrimonios cuckold. A los maridos les produce mucho mayor excitación mirar a sus esposas fornicar con otros hombres que penetrar ellos a otras mujeres, sin importar qué tan atractivas sean. Nos parece una evolución natural, pues uno siempre puede iniciar experimentando y poco a poco reconocer lo que la propia libido nos pide.

Ahora que nosotros tenemos mucho más definido el tipo de juego que nos gusta, muchas parejas nos han hecho saber que buscan exactamente lo mismo, a pesar de haber iniciado como parejas abiertamente swinger. Yo como cornudo de Miau Miau he tenido sexo en dos ocasiones con chicas del ambiente y lo he disfrutado bastante. Siempre es un halago poder poseer a la mujer de otro hombre y hacerla vibrar, pero en realidad yo podría abandonar totalmente esa posibilidad para concentrarme únicamente en la búsqueda de machos para que satisfagan a mi mujer. La cosa es que organizar fiestas de parejas es muy divertido, y el ambiente que se genera nos fascina y nos ha permitido conocer mucha gente a la que queremos de manera entrañable. Digamos que es un tipo de placer distinto.

Miau Miau y yo pensamos que cada pareja puede disfrutar de la manera que más le convenza. En el sexo hay muchísimas posibilidades y de pronto suena absurdo tener que apegarse a estereotipos. Nos queda claro que sexualmente nos gusta más invitar a un tercer miembro (masculino) a compartir nuestra intimidad, pero también hemos pensado incluir mujeres (para que participen con ella únicamente) y, por supuesto, siempre nos gustará recibir parejas (aunque no sea yo tan activo en el intercambio). Se trata de explorar y explorarse. Gracias por leernos.

Extraído del Blog Delisexy.

Admin 31.03.2015 0 3949
Comments
Ordenar por: 
Por página:
 
  • Aun no hay comentarios
Información del post
31.03.2015 (hace 874 dias)
Rate
votos
Acciones
Recomendar
Categorías
Consejos (6 posts)
Información (11 posts)
Relatos (12 posts)