Ver post

El comienzo a esta fantasia

Hola a todos este es mi primer relato, cualquier comentario sobre el mismo favor de ponerlo en los comentarios así poder mejorar. Espero y les guste …

Era un sábado normal y como todos los fines de semana yo me arreglaba para ir a ver a mi novia que se llama Ana. Ella trabajaba en unos locales de artesanías de la familia no muy lejos de mi casa. Yo ahí le conocí. Ella sin duda es muy hermosa, con 19 años de edad al igual que yo. Tiene pelo negro y con unas buenas tetas. Lo que cabe admirar es su tremendo culo, que sin duda fue lo que me cautivo al conocerla. Ya llevábamos 3 meses de novios, y ese día fue muy particular. Yo llegue y la bese como todas las ocasiones que la veo, junto con un buen apretón de nalgas. Ella llevaba un pantalón de mezclilla muy entallado que resaltaba su enorme culo que tiene. Asimismo, llevaba una blusa rosa que al igual resaltaba sus tetas. En pocas palabras se veía hermosa ese día.         

Yo me quedaba con ella casi todo el día, ya que conocía a los dueños y no había problema con ello. Ya era mediodía y estábamos sentados jugueteando, dándonos de besos y cosas así. No había mucha gente lo cual era adecuado para que yo le tocara más frecuente sus piernas y sus nalgas. Hasta que ambos nos calentamos y decidimos apresurarnos al baño del local. Era un poco apretado ya que estaba lleno de cajas y así, pero con el suficiente espacio para nosotros. Comenzamos a besarnos y yo después baje dándole de besos en su cuello lo cual ella adora. Después poco a poco le quite su blusa dejándola solo un su brassier deportivo que llevaba ese día. Comenzó a besar sus pechos y ella sin esperar me toco mi paquete. Ella con toda la experiencia desabrocho mi cinturón y bajo mi pantalón para comenzar a tocar mi verga sobre mi bóxer. No nos importaba que alguien llegara al local, solo nos importaba el placer y el morbo de aquel momento. Le subí su brassier mientras comenzaba a chuparle sus tetas. Ella gimió al momento de sentir mi boca en sus tetas, y metió su mano en mi bóxer para sacar mi verga y jalarla. Estuvimos un buen rato, yo chupándole las tetas y ella jalando sin parar mi verga. Después yo la tome de la cintura y la hice una seña que bajara, y ella sabiendo el camino se inclinó y se metió mi verga a la boca. Yo disfrutaba sus labios recorriendo mi verga y ella ya toda una experta en mi miembro sabia como satisfacerme. Me incline yo también para tocar sus pechos y de paso ese culo que me excita. Después de varios minutos mamándomela la volví a subir para darle la vuelta y desabrochar su pantalón. Lo baje sin dudar y repague mi verga contra ese enorme y delicioso culo. La puse justo entre sus nalgas y ella estaba que se derretía. Claro, yo quería metérsela en ese instante, pero me gusta calentarla y jugar. Justo cuando comenzaba a besarle el cuello y la espalda escuchamos voces. Yo me asomé rápido como pude por la ventana de la puerta del baño y pude observar como dos parejas entraban al establecimiento viendo las artesanías. En una milésima de segundos ella se subí el pantalón mientras yo le pasaba su blusa. Ella se cambió y se arregló el pelo, salió como si ella estuviese buscando unas cosas en el baño. No era la primera vez que nos pasaba, y por lo regular a esa hora del día eran clientes preguntones que solo pasaban a ver para después dar el típico “Ahorita regresamos”. Así que yo ni siquiera me subí el pantalón y me quedé imaginando sus labios de Ana en mi verga, esperando que no se demorara. Paso rato y seguían preguntando sobre los cuadros y jarrones. Y escuchaba a las dos chavas mencionar como se verían en sus salas o recamaras. Después escuche que una de ellas con mucha alegría dijo que le gustaba ese jarrón lo cual el chavo dijo que ese quería. Pude notar el acento español en las dos parejas. Después solo escuché como uno de los chavos le dije a Ana que, si ella tenía novio o esposo, lo cual ella contesto que sí, pero obvio no dijo que estaba en el baño con los pantalones abajo. Entonces el otro chavo le dijo que se veía muy hermosa, lo cual ella dijo gracias, entonces de repente el chavo que le pregunto primero le dijo que se le veía un culo enorme. Fue entonces cuando ambas chavas se rieron como si disfrutasen de eso. Yo sentí un escalofrió recorrer mi cuerpo, quería salir y hacer presente que su novio estaba allí, pero a la vez pude notar como esas palabras me excitaban y ponían más dura mi verga. Mi novia no dijo nada al respecto, después el otro chavo le dijo que a qué hora salía de trabajar que talvez ellos podrían pasar por ella. Ella dijo que su novio iba ir por ella, lo cual el chavo contesto “Tu novio no se tiene que enterar que tengas que llegar a tu casa temprano y así vayas con nosotros”. Ella de nuevo se negó, aunque esas palabras me retumbaban en la cabeza y me hacían sentir por primera vez celos y excitación al mismo tiempo. Cual obviamente la excitación gano al dejarme ahí parado con la verga parada solo escuchando. Después pagaron y el chico dijo que si pudiese Ana llevar el jarrón a la camioneta de ellos. Y después ya no escuche nada más.

Después solo escuche risas de las chavas y poco después un carro salir. Yo seguía perplejo en el baño con mi miembro al tope y con ansias de que llegara Ana y pudiera ver su rostro después de tal incidente. Ella abrió la puerta del baño y paso. Sus primeras palabras fueron de interrogación al decirme que por que no había yo salido. A lo cual le dije que pensé que no iban a tardar y aparte que mirara como estaba yo. Ella se sorprendió al ver mi miembro tan duro como cuando lo tenía en la boca. Y fue cuando me comenzó a contar, que mientras iba a dejar el jarrón la dejaron ir al frente, obviamente para ver su culo hermoso de mi novia. Al llegar a la camioneta el chico que pregunto primero abrió la cajuela y dijo que pusiera el jarrón hasta el fondo. Lo cual ella hizo y se tenía que inclinar y así dejar una vista espectacular de su culo. Justo cuando ella sentó el jarrón en la cajuela, me menciono, que el chico le toco de la cintura para después tocarle el culo. Ella se levantó rápido pero no pudo evitar sentir esas manos en sus nalgas. Pude notar que le gusto sentir eso. Después dijo que el chavo se despidió de ella diciéndole que volverían en la tarde por si cambiaba de opinión. Y después se fueron.

La reacción al escuchar esas palabras de mi novia, que en resumen habían toqueteado a mi novia casi casi en mi cara fue sorprendente. La mayoría estarían furiosos y acusarían a la chava de ser una ofrecida, pero yo estaba en mi transe de sentir celos y morbo a la vez. Solo notando como mi verga se ponía demasiado dura y ver como mi novia notaba esa reacción. El resto del día no la pasamos besándonos. Ella me dio unas mamadas increíbles, y yo devore sus tetas y su culo esa tarde con ansias al recordar el incidente. Lamentablemente no logramos tener tiempo suficiente para que le atarragara mi verga en ella. Y ella disfrutaba ver cómo me ponía cuando ella comenzaba a decirme que los chicos no estaban tan mal, altos, güeros y guapos. Me lo decía en un acento español lo cual me dejaba loco y me ponía súper caliente. Ana disfrutaba ponerme así con eso. Al llegar la tarde los chicos españoles nunca regresaron, cerramos a la hora normal y fui a dejar a mi novia a su casa como de costumbre.

 

Sé que este relato no lleva a muchas cosas eróticas y fuertes, pero sin duda les aseguro que fue real. Mas después les relatare como desde ese momento ella le encantó la idea de juguetear con otros ya que me excita demasiado. Por favor dejen comentarios de que tal les pareció el relato y que otro tipo de historias les gustaría leer. Tengo muchas ideas para otras historias, pero su opinión es importante para saber cuáles tomar. ¡Saludos!

Oberyn 04.04.2017 1 513
Comments
Ordenar por: 
Por página:
 
Información del post
04.04.2017 (hace 139 dias)
Rate
votos
Acciones
Recomendar
Categorías
Relatos (1 posts)
Tags
Empty